Estamos todos deseando que termine de una vez este año, como si por arte de magia el uno de enero fuera el inicio de una nueva vida sin pandemia.
Será que llevamos el optimismo en nuestros genes y que no nos resignamos ante las enormes condicionantes y restricciones que nos impone el Covid-19.
La resignación es, probablemente, una característica necesaria o casi indispensable para un científico. Sin ella la ciencia no avanzaría y no habríamos llegado a superar enfermedades que en el pasado mataron a millones de personas.

La científica galardonada con el Premio Executivas de Galicia 2020, la catedrática de inmunología de la Universidad de Vigo África González es, sin duda alguna, una científica que no se resigna a que la ciencia no sea capaz de dar respuesta a un ataque de la naturaleza del Covid19.

África es doctora en Medicina por la Universidad de Alcalá de Henares, se especializó en inmunología precisamente por su pasión por conocer cuales son los mecanismos por los que nuestro cuerpo puede defenderse de un virus y cómo potenciar esa defensa inmunológica. Pudo trabajar con un Premio Nobel y finalmente aceptó el ofrecimiento de la Universidad de Vigo para montar el CINBIO (Centro de Investigacións Biomédicas).

Es muy posible que usted la haya visto u oído en los medios de comunicación durante todos estos meses de pandemia, explicando a qué nos enfrentamos. Esta es una labor casi tan importante como la propia investigación.

Vivimos en un estado de confusión permanente desde el mes de marzo: dudas y contradicciones sobre el origen del virus, sobre cómo evitarlo, sobre los medicamentos que utilizar, sobre la forma del contagio. Ahora mismo tampoco tenemos claro si podremos juntarnos con nuestras familias o no y, lo más importante, la duda sobre la eficacia de la vacuna, que hace que muchas personas no estén dispuestas a ponérsela.

Hace unos días, en una entrevista en la que participábamos África y esta periodista, le pregunté: ¿Cuando llegue a España la vacuna qué harás?
-“Seré la primera en vacunarme”, me contestó sin dudarlo ni un segundo.

Necesitamos que sean los científicos, los médicos, los expertos quienes nos digan lo que debemos hacer, porque son ellos los que tienen el conocimiento necesario para valorar los riesgos -si los hay- y recomendar con absoluta imparcialidad.

África recibió este Premio Executivas 2020 emocionada, porque es el reconocimiento de sus compañeras, de mujeres que la admiran por su trabajo, por su rigor y esfuerzo constante para mejorar como profesional e investigadora.

Pero no sólo por su trayectoria, sino por su calidad humana, más presente que nunca. África derrocha empatía y cercanía; es, ante todo, una gran persona y eso hace que sea capaz de transmitirnos al común de los mortales la complejidad de un virus como el Covid.

Necesitamos cientos, miles de científicos como ella, capaces de investigar sin cansancio, pero también de explicarnos las cosas más complejas con sencillez, porque sólo comprendiendo nuestro entorno podremos aprender a vivir con la pandemia.

 

Foto: @Luis_Cobas