No es la primera vez que sucede. Hace algunos años los organizadores de una competición de surf en Asturias, habían optado por premiar al ganador masculino con premios en metálico: 1000 euros para el primero y 500 para el segundo. A las chicas sin embargo se les había regalado unas bolsas con un pack:  una bolsita de compresas, unas chocolatinas y alguna otra menudencia. Ante las quejas de las propias participantes la respuesta de los organizadores fue que no habían encontrado patrocinadores que quisieran aportar los premios para la categoría femenina.

Pues vuelve a suceder algo similar, esta vez aquí en Galicia. El protagonista, la Federación Gallega de Automobilismo (FGA) que pretendía regalar a las ganadoras de la copa de rallye DONAS un conjunto de lencería.

El asunto no sentó nada bien a algunas de las participantes que consideraron ese regalo una falta de respeto, a un hombre no se le regalaría un calzoncillo, dijo una de ellas, le siguieron otras deportistas calificando la iniciativa de machista y anacrónica.

Se creó tal alboroto que los organizadores decidieron cortar por lo más simple: cancelar el torneo.

Se me ocurren varios comentarios. Normalmente cuando se comete un error, cuando no se acierta, cosa que es perfectamente posible, se piden disculpas se corrige y asunto olvidado. No se hizo, se prefirió cancelar todo el torneo,  lo que hace sentir que la culpa de la cancelación del evento es de las mujeres que no aceptan ese regalo.

Me llama también la atención que a ningún miembro de la organización se le haya pasado por la cabeza que un juego de lencería a unas chicas que pilotan coches de rallye pudiese ser el regalo mas adecuado. No digo que la Federación deba contratar asesores en materia de igualdad de sexos, digo que, simplemente habría que tener un poco de sensibilidad o sentido común.

Por último, me quedo con uno de los adjetivos utilizados por las chicas al decir que era un regalo “machista y anacrónico”.  Anacrónico según el diccionario quiere decir antiguo, “trasnochado”, entre otros.  Y es verdad, ese es un regalo que se hace en la intimidad de una pareja. ¿O acaso ven ustedes a la ganadora levantando con una mano la braguita o tanga y con la otra el sujetador para celebrar su victoria?.

Foto: @Luis_Cobas